Cómo te decía en posts anteriores, el conocido médico y guía espiritual
Deepak Chopra, dedicó un libro a dar a conocer, según su filosofía, “Las siete leyes espirituales del éxito”. El texto contiene el secreto para convertir en realidad tus sueños. En él, Chopra, relata la esencia de sus enseñanzas en
siete simples, aunque poderosos principios, que pueden ser puestos en
práctica para alcanzar el éxito en todas las áreas de tu vida.
Hoy te daré mi opinión sobre la tercera ley aplicada al mundo de las ventas:
LEY DEL MINIMO ESFUERZO
¿Has visto como juega el tenista Nadal?
Hace las cosas con el mínimo esfuerzo posible, ahorrándose movimientos.
No es que no trabaje duro, si que lo hace, pero juega con cabeza. Gasta la
mínima energía posible.
Toda la naturaleza se guía por el camino de la no resistencia.
Los pájaros no intentan volar vuelan, los peces no intentan nadar simplemente nadan, la hierba no intenta crecer, crece poco a poco.
Siempre podemos satisfacer las exigencias del día con muchísimo menos
esfuerzo.
Si estas agotado, aunque consigas tus objetivos no los disfrutas, entonces
¿Qué sentido tiene tanta lucha?
Lo primero que deberíamos hacer es salir del caos y del desorden, y ya en un lugar más tranquilo reflexionar sobre si hay algo sencillo que podamos hacer.
Si alguna visita comercial no ocurre como queremos, tenemos que dejar al lado la queja y aceptar, para posteriormente hacer un cambio sutil en como estamos enfocando la situación.
Cuando aceptamos y nos relajamos, todo se ordena y se amplía
exponencialmente nuestra perspectiva.
Estos son los pasos, según mi punto de vista, para salir del caos:
1- No quejarte, no culpar.
2- Aceptar.
3- Colocarte en la postura del cliente
4- Estar abierto a que ocurra algo nuevo.
5- Buscar respuestas creativas hasta que des con la correcta.
Dominar esta ley nos ayudara a conseguir más, sufriendo menos.
Hay muchas creencias que van en contra de esta Ley. Por ejemplo: “el que
quiere celeste que le cueste”, “ganarás el pan con el sudor de tu frente”, y
otras…

Esta ley a veces se malinterpreta porque desde pequeño hemos oído lo
contrario, “hay que esforzarse al máximo” me decía mi padre.
Mi experiencia me dice que tenía razón sólo en parte, hay que trabajar duro, pero sin extenuarte y sobre todo con cabeza.
En una visita, si nos ponemos a la defensiva, si intentamos por todos los
medios convencer al cliente que nuestra opción es la mejor, si la defendemos a ultranza y parece que se nos va la vida en ello, el cliente se cerrará, pensará que estamos muy necesitados de vender y que queremos “endosarle” el producto o servicio.
¿Acaso le comprarías una vivienda a alguien que este deseando deshacerse
de ella?
En post siguientes iré comentando las otras leyes del Dr. Chopra y su relación con nuestro mundo de las ventas.
¿Qué opinas? Escríbeme, estaré encantado de contestar e interactuar contigo.
¿Pero cómo lo puedes aplicar en tu día a día, en tu relación con tus clientes?
Tienes dos maneras de saberlo. Asistiendo a mis talleres o conferencias, o
suscribiéndote a mi blog, donde cada 15 días te mandaré un post donde queda explicado. Además, solo por suscribirte, recibirás un video cada semana,
GRATIS, de un curso valorado en 150 €.
Entra en www.misterventas.com
Te espero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *